crimenes exquisitos. vicente garrido y nieves abarca

Con la novela Crímenes exquisitos comienza una de las sagas más prometedoras de la novela negra española. Nos encontramos ante la primera parte de una colección de libros que, hasta el momento, es una cuatrilogía, referencia del género a nivel nacional y contemporáneo.

Surgida de la colaboración entre Vicente Garrido y Nieves Abarca, dueto de escritores, ahonda en la trama desde una visión casi personal, pues no podemos obviar el hecho de que Vicente Garrido es criminólogo, al igual que uno de los personajes clave de la historia, Javier Sanjuán. Entre las ocupaciones de ambos, el escritor y el personaje real, se encuentran la de impartir clases en la Universidad y la de elaborar perfiles criminológicos.

Los personajes están muy bien definidos, bien caracterizados, con sus defectos y con sus virtudes, fallos y cualidades con las que se muestran como personajes reales a los ojos de los lectores. La inspectora Valentina Negro se nos presenta como una joven policía, sobrecualificada (Derecho, Crimología, Máster en Psicología Criminal) pero todavía falta de experiencia, aun cuando en sus primeros años ha sido la pieza clave en la detención de un famoso violador, El Charlatán. También se nos describe como una auténtica belleza, de pelo negro y profundos ojos grises con vetas granates. Los autores consiguen transmitir la incertidumbre que siente la inspectora Valentina Negro ante la encrucijada en la que se convierte su primera investigación importante. En esta novela asistimos a su crecimiento como policía, proceso que se va a consolidar en las novelas posteriores. Asimismo asistimos al inicio de la unión entre la Inspectora Negro con el criminólogo Javier Sanjuán, el segundo co-protagonista de este magnifico libro, relación que se va a alargar a lo largo de la saga. Javier Sanjuán realizó un perfil de El Charlatán que se hizo público, el cual ayudó a la Inspectora Negro a culminar la investigación de su captura con éxito. Por eso la inspectora no duda en pedirle ayuda cuando se entera de que el criminólogo va a presentar su nuevo libro en su ciudad natal.

La historia de Crímenes exquisitos comienza con el asesinato de una menor, Lidia Naveira, una chica de diecisiete años, deportista, buena estudiante, responsable. Su cuerpo aparece como una representación del cuadro prerrafaelita Ophelia de Sir John Everett Millais, sumergida en el agua y rodeada de flores, una puesta en escena bastante elaborada. Este es el punto de partida de una trepidante persecución a un asesino de mujeres que recrea obras de arte con sus víctimas. Por ello, se le apodará El Artista.

Valentina se sintió mal por haber encontrado hermoso el cadáver de aquella chica, pero intuyó que no era ella sola la que experimentaba aquella sensación de languidez, de dèjá vu que provocaba la visión del rostro maquillado, las flores, las manos oferentes sobresaliendo del agua en estática palidez.

Se descubre otro asesinato acaecido poco tiempo atrás en un pequeño pueblo de la campiña inglesa, el asesinato de la joven Patricia Janz, con similar modus operandi, la recreación de una obra de arte, en este caso Drácula de Bram Stoker. Es trabajo de los investigadores relacionar los dos crímenes y tratar de resolverlos.

Como tema principal de la novela Crímenes exquisitos nos encontramos el asesinato de varias mujeres jóvenes y la imitación post mortem de obras de arte, ya sea cuadros, óperas, películas… Pero no es solo esto lo que dirige la historia. En un segundo plano nos encontramos diferentes temas transversales, como por ejemplo la corrupción, trata de blancas, sadomasoquismo o prostitución. Estos temas se abordan de manera individual pero en relación con la trama principal, llegando a complementarla.

El estilo es sencillo pero trepidante. Tiene escenas que son bastante duras, no aptas para todos los estómagos, por lo que si eres una persona extremadamente sensible, no lo recomendamos. En cambio si eres uno de los amantes de la novela negra no solo vas a disfrutar de Crímenes exquisitos, si no que además, al ser uno de esos libros que enganchan, no vas a poder soltarlo una vez empieces. Aunque es un libro bastante extenso (unas 800 páginas), no se hace largo; los lectores están ávidos de continuar la historia y los enigmas que se mantienen hasta el final. Cuando te das cuenta, te encuentras con esta novela finalizada entre las manos y buscando desesperadamente la segunda parte de la saga, Martyrium, para no abandonar a Negro y a Sanjuán.

El cuerpo de Lidia Naveira, una joven de la alta sociedad coruñesa, aparece flotando en el estanque de Eirís recreando la famosa Ofelia de Millais.
¿Qué relación tiene este crimen con el macabro asesinato acontecido meses antes en la Abadía de Whitby?
La inspectora Valentina Negro, con ayuda del famoso criminólogo Javier Sanjuán, liderará una investigación que la llevará a colaborar con Scotland Yard, en una oscura trama a caballo entre A Coruña y Londres.
O que nadie puede llegar a sospechar es que en la vertiginosa cuenta atrás para atrapar al asesino, deberán enfrentarse a las obsesiones más inconfesables de la sociedad actual.
– Crímenes exquisitos –

¿DÓNDE PUEDO COMPRAR CRÍMENES EXQUISITOS?

comprar en Amazon casadellibro

Comentarios