el hombre de la mascara de espejos. vicente garrido. nieves abarca

El hombre de la máscara de espejos es la tercera entrega de las investigaciones de la inspectora Valentina Negro con el criminólogo Javier Sanjuán. Secuela de Crímenes exquisitos y de Martyrium, nos acercamos a otra maravillosa historia de los autores Vicente Garrido y Nieves Abarca, escrita a cuatro manos con deliciosa maestría.

En este caso los hechos nos vuelven a remitir a A Coruña, dando por finalizadas por el momento las investigaciones internacionales y visitas a otras ciudades europeas como hemos podido disfrutar en las anteriores entregas (Valentina Negro lo agradece, se acabaron los aviones). Aún así, cobra importancia la colaboración con la policía escocesa, una vez encontradas similitudes en un caso abierto del que se ocupa la policía del país. La inspectora Valentina Negro, relevada de sus obligaciones por diversos motivos, se encuentra frente a la investigación de un caso de desaparición acaecido años atrás. Como caída del cielo, aparece una pista que puede indicarle el paradero de esa persona desconocida. La inspectora Negro se ve envuelta entonces en el mundo de locales swing, secuestros, violaciones, torturas, vídeos snuff y asesinatos a gran escala y, por consiguiente, otra investigación a gran escala que dirigir.

El rostro, velado por algo parecido a una máscara, pero totalmente conformada por espejos. Esa visión le infundió un terror cerval, porque le devolvía su propio miedo multiplicado: se vió reflejada una y mil veces, su rostro pálido y desencajado.

En esta tercera entrega de la saga, los autores aciertan sobremanera comenzando otra historia distinta e independiente de las anteriores precuelas. Incluso no sería descabellado leer esta novela antes que las anteriores, pues se hacen referencias a los otros casos pero de una manera muy sutil, sin desvelar detalles clave que puedan fastidiar la lectura de las otras novelas (obviamente nosotros recomendamos leerlas en orden). Este hecho no ocurre con las dos novelas anteriores, que van de la mano y son más una continuación que novelas independientes.

Al igual que en las anteriores entregas, en El hombre de la máscara de espejos seguimos encontrando un estilo muy cuidado, sencillo y directo. El hecho de que esté escrito a cuatro manos no afecta a su calidad, es más resulta tremendamente enriquecedora la colaboración entre estos dos autores.  La ambientación está igualmente muy lograda, se nos presentan los lugares con descripciones magnificas, que logran que nos traslademos a los escenarios donde transcurren los hechos. Nos encontramos también con escenas algo duras, como es ya marca de la casa, no apta para estómagos delicados o personas sensibles. Aún así, los autores logran que te sumerjas dentro de la historia, que vivas la angustia y la desesperación que viven los mismos personajes participantes.

En cuanto a los personajes, asistimos a la evolución de sus relaciones y de su desarrollo en planos tanto profesionales como personales. La interacción entre ellos, la afinidad que tienen, se perfila aún más en esta cuarta entrega. Los autores han construido personajes muy coherentes, que sienten y reaccionan de manera muy creíble, y eso representa un acierto a la hora de acercarse al público lector.

En definitiva, El hombre de la máscara de espejos es una continuación sobresaliente de la saga que comenzó con Crímenes exquisitos y que continuó con Martyrium, construyendo y descubriendo una historia que nos tendrá con el alma en vilo, totalmente enganchados a sus páginas desde el primer momento y hasta el último. En otra ocasión más, a los amantes de la novela negra no le impondrán respeto las más de 600 páginas de las que se compone el volumen, sino que las devorarán vorazmente, queriendo más y más. Por suerte, aún contamos con la existencia de la última parte hasta el momento, Los muertos viajan deprisa, que nos permitirá disfrutar de la compañía de Valentina Negro, Javier Sanjuán, Lúa Castro y compañía durante, al menos, una entrega más.

La inspectora Valentina Negro lucha por superar los traumáticos recuerdos de su último caso, cuando estuvo cerca de perder la vida a manos de un asesino en serie. Pero la maldad no da tregua: pronto se ve envuelta en una nueva cadena de muertes. La ayuda del criminólogo Javier Sanjuán será clave para desentrañar una compleja trama relacionada con la desaparición de varias chicas y el rodaje de unas terroríficas películas snuff que recuerdan al cine expresionista de Fritz Lang.
El dolor, la belleza y la locura se dan la mano en las páginas de esta adictiva novela negra, que es al mismo tiempo un excelente retrato de la mente del psicópata firmado por dos expertos criminólogos. Las páginas de El hombre de la máscara de espejos son una invitación a asomarse al abismo a través de una historia trepidante que engancha y estremece desde la primera página.
– El hombre de la máscara de espejos –

¿DÓNDE PUEDO COMPRAR EL HOMBRE DE LA MÁSCARA DE ESPEJOS?

comprar en Amazon casadellibro

Comentarios