el perfume (historia de un asesino). Patrick suskind

Publicado por primera vez en Alemania en el año 1985, El Perfume nos narra la historia de Grenouille, un perfumista parisino nacido en la primera mitad del S. XVIII, concretamente en el año 1738, en una callejuela de la capital francesa que apesta a pescado podrido y a cientos de putrefactos aromas que invaden las fosas nasales del lector casi sin quererlo.

“Cuando se iniciaron los dolores del parto, la madre de Grenouille se encontraba en un puesto de pescado de la Rue aux Fers escamando albures que había destripado previamente. Los pescados, seguramente sacados del Sena aquella misma mañana, apestaban ya hasta el punto de superar el hedor de los cadáveres”

El Perfume es la novela que más gente me ha recomendado por excelencia. Todo el mundo parecía haberla leído. Todo el mundo tenía muy buenas críticas. Y un buen día buscando mi siguiente lectura en la estanteria allí estaba, esperando. Decidí que si, que era el momento de leerla. ¿Y con qué me encontré? Con una joya literaria (y cinematrográfica además) que rompía mi prototipo de lectura y que, sin embargo, ha sido una de las que más he disfrutado en los últimos tiempos.

Jean – Baptiste Grenoille es un niño que ha nacido con un don único: su excepcional sentido del olfato. De igual modo, Grenouille posee otra extraordinaria cualidad que lo hace diferente de los demás niños y de cualquier otro ser humano: no posee olor corporal propio, lo que lo convierte en un ser ínfimo, ignorado, despreciado y prácticamente invisible a los ojos de los demás. Grenouille, primero huérfano, más tarde curtidor, aprendiz de perfumista, primer oficial de este mismo gremio y, finalmente, asesino, ansía conseguir el perfume perfecto. Este objetivo se convierte en obsesión a lo largo de las páginas, llegando hasta límites insospechadamente sádicos para la obtención de sus fines.

De ritmo lento, aunque no tedioso, el autor consigue algo prácticamente imposible: que empaticemos con el asesino de manera que sintamos que lo entendemos, que tenemos una estrecha familiaridad con él, conociendo cada uno de los pensamientos y sentimientos que este personaje alberca en cada momento. Esto genera sentimientos contradictorios, porque nuestro protagonista posee una naturaleza huidiza, sombría, llena de amargura y odio hacia la raza humana. Es por ello que no duda en traspasar ninguna barrera para alcanzar su preciado y macabro objetivo.

Los personajes son una parte importante de la trama, en la medida en que la interaccion con ellos hace madurar y evolucionar al personaje principal. El protagonista tiene una personalidad fuerte, muy definida. Se trata de una persona fría, extraña, despreciada y que desprecia. Nos sumergimos en su mente a cada momento, pensando lo que él piensa, sintiendo lo que él siente, y formando parte de sus retorcidos planes y razonamientos. Los personajes secundarios van a cobrar importancia en la medida en la que interactúan y crean una relación con Grenouille. Todos ellos van a influir en la evolución de la madurez del protagonista, desde Madame Gaillard, regente del hogar de acogida donde pasó sus primeros años, pasando por Grimal, maestro curtidor o Baldini, primer maestro de perfumería. Me resulta curioso el hecho de que cada vez que Grenouille termina una relación con un personaje se narre desde el punto de vista de un narrador omnipresente la muerte de éste.

A través de un vasto vocabulario de sublime precisión que nos hace evocar olores, nos sumergimos en ese desconocido y efímero mundo olfativo. Elogio al sentido del olfato, que tan poco se ha escrito sobre él. Los olores son algo fundamental a lo largo de la novela. En El Perfume se nos dibuja todo un abanico de aromas, desde los mas típicos que podemos imaginar en este preciso momento hasta ciertas esencias de las que no hemos oído hablar, pero que nos estimula la imaginación olfativa como nunca nada lo había conseguido antes. Imaginar y viajar a través de este sentido olvidado es lo que hace de El Perfume una novela única.

“Cerró los ojos y se concentro en los olores que flotaban hacia él desde el edificio de enfrente. Había el olor de las cubas, vinagre y vino, y luego los múltiples y densos olores del almacén, los olores de la riqueza, transpirados por las paredes como un sudor fino y dorado, y finalmente, los olores de un jardín que debía encontrarse al otro lado de la casa.”

En definitiva, si buscas algo diferente, este es tu libro. Trama que engancha, estilo personal, no es muy largo y te deja un oloroso regusto cuando lo terminas. Parco en diálogos, se nos muestra la trama a través de un narrador ominpresente. Es curioso cuando, apenas abriendo la boca pocas veces, conocemos tanto de Grenouille.

En 2006, El Perfume se llevó a la gran pantalla, en una adaptación cinematrográfica realizada en Alemania, dirigida por Tom Tykwer y protagonizada por Ben Whishaw, Alan Rickman, Rachel Hurd – Wood y Dustin Hoffman. Esta versión animada de la novela también ha cosechado muy buenas opiniones entre los críticos y los cinéfilos, obteniendo incluso nominaciones para el Festival de Cine Europeo, el Festival Internacional de Gante o los Saturn Awards.

Quizá los olores evoquen el privilegio de la invisibilidad. Antes del tacto, sucede el olor, como mensajero de una esencia que sabe desaparecer en el aire y ser agente de un gran poder. La seducción que despliega el olor es implacable: se instala en nosotros y sella su poderío en los tejidos de la memoria.
Jean-Baptiste Grenouille tiene su marca de nacimiento: no despide ningún olor y por ello hace temer la presencia de algún demonio. Al mismo tiempo posee un don excepcional: un olfato prodigioso que le permite percibir todos los olores del mundo.
Desde la miseria en que nace, abandonado al cuidado de unos monjes, Jean-Baptiste Grenouille lucha contra su condición y escala posiciones sociales convirtiéndose en un afamado perfumista. Crea perfumes capaces de hacerle pasar inadvertido o inspirar simpatía, amor, compasión… Para obtener estas fórmulas magistrales debe asesinar a jóvenes muchachas vírgenes, obtener sus fluidos corporales y licuar sus olores íntimos. Su arte se convierte en una suprema e inquietante prestidigitación.
– El Perfume (Historia de un asesino) –

¿DÓNDE PUEDO COMPRAR EL PERFUME (HISTORIA DE UN ASESINO)?

comprar en Amazon casadellibro

Comentarios