el tren de los huerfanos Christina Baker Kline

¿Quién ha oído hablar alguna vez de los trenes de huérfanos? ¿Quién sabe que esta historia está realmente basada en hechos reales? Christina Baker Kline, a través de El Tren de los Huérfanos nos acerca a un desconocido pedazo de la historia de los Estados Unidos. Pues sí, estos trenes realmente existieron, y se ocupaban del transporte de huérfanos (muchos de ellos hijos de inmigrantes llegados a la tierra prometida con esperanza de un futuro mejor), desde a costa Este hasta el Medio Oeste de Estados Unidos, donde los ofertaban, en el mejor de los casos, a parejas que querían tener niños, o a personas que necesitaban de mano de obra barata en el peor de ellos.

“El niño que seleccionen será suyo gratis – añade – durante un período de prueba de noventa días. Al término, si así lo deciden, podrán devolverlo.”

Este libro esta narrado en dos tiempos diferentes. En un primer momento nos encontramos en 2011, donde Molly Ayes, una adolescente rebelde, diferente y compleja, a quien se le hace difícil acordarse de sus familias de acogida de tantas como ha tenido, tiene un problema. Ha tratado de robar un ejemplar de su libro favorito de la biblioteca y, como no haga horas de servicio a la comunidad, la devolverán al centro de menores de donde viene. Pero entonces conoce a Vivian Daly, una señora de noventa años quién le ofrece la oportunidad de redimirse.

En la segunda historia, ambientada desde 1929 en adelante, la protagonista es Niamh Power, hija de inmigrantes irlandeses que emigran a Nueva York para intentar de escapar de la pobreza en la que vivían inmersos en su país de origen. Pero sus esperanzas se ven truncadas cuando un incendio devastador se lleva la vida de los padres y tres de los cuatro hijos, quedando Niamh como única superviviente. Tras ser una de las pasajeras del tren de los huérfanos, Niamh, además de cambiar de nombre, va cambiando de familia en varias ocasiones y, a través de las palabras, acabaremos ineludiblemente enganchados a la necesidad de saber como encauza su vida esta niña pelirroja.

“He captado fragmentos de conversaciones: que los bebés son los primeros que eligen, luego chicos mayores, valorados por los granjeros por sus huesos y músculos fuertes. Las últimas son las chicas como yo, demasiado mayores para convertirse en damas, demasiado jóvenes para que sirvan de buena ayuda en la casa, de escaso uso en el campo.”

La historia alterna narrador omnisciente en la primera parte y narrador en primera persona en los capítulos en los que la joven Vivian nos cuenta su historia. Esta técnica nos hace acercarnos más a esa niña sola, en un país desconocido, sin más futuro que ese incierto que le ofrecen sus “nuevas familias” a las que solo les interesa su fuerza de trabajo. Sin duda, El Tren de los Huérfanos está más centrada en la parte pasada que en la actual, y es ahí donde se nos cuenta de manera muy atractiva la historia de esta chiquilla de la que no será muy difícil encariñarse. Quizás los lectores si que echemos de menos un poco de profundidad en algunos temas, y que algunos momentos pasan muy rápido, pero esto también aligera la historia.

El lenguaje que utiliza la autora en El Tren de los Huérfanos es cercano y claro, logrando transmitirnos sensaciones, pero sin caer en la sensiblería y dramatismo que sería fácil con este tipo de historia. La autora cuenta unos hechos de una manera directa, concisa.

En definitiva, El Tren de los Huérfanos es una historia que habla de una infancia perdida, de una inocencia robada, de una niña pequeña buscando su identidad y su hueco en el mundo, a la vez que le resulta muy difícil forjar lazos. Es una de esas novelas que te llegan dentro, que te cautiva y te enamora desde las primeras páginas. Desde aquí la recomendamos cien por cien a lectores curiosos que quieran descubrir un fragmento oculto de la historia del que se ha hablado poco o nada, como son los trenes de huérfanos.

Entre 1854 y 1929, los llamados trenes de huérfanos partieron regularmente de las ciudades de la Costa Este de Estados Unidos hacia las tierras de labranza del Medio Oeste, llevando miles de niños abandonados cuyos destinos quedarían determinados por la fortuna o el azar. ¿Serían adoptados por una familia amable y afectuosa, o se enfrentarían a una adolescencia de trabajo duro y servidumbre?
La inmigrante irlandesa Vivian Daly fue uno de esos niños, enviada por ferrocarril desde Nueva York hacia un futuro incierto a un mundo de distancia. Ahora, muchas décadas más tarde, Vivian es una anciana que lleva una vida tranquila y apacible en la costa de Maine, y los acontecimientos de su infancia se han convertido en un recuerdo vago. Sin embargo, en arcones de su desván se ocultan vestigios de un pasado turbulento.
Molly Ayer, una joven de diecisiete años, sabe que cumplir con un servicio a la comunidad ayudando a una anciana viuda a ordenar sus trastos es lo único que puede salvarla de terminar en un centro de menores. Pero a medida que Molly ayuda a Vivian a revisar sus recuerdos y posesiones, descubre que ambas tienen mucho en común. Molly, una india Penobscot que ha pasado su adolescencia entrando y saliendo de casas de acogida, también ha sido educada por desconocidos y tiene preguntas sobre su pasado de las que aún no ha obtenido respuesta.
– El tren de los huérfanos –

¿DÓNDE PUEDO COMPRAR BROOKLYN?

comprar en Amazon casadellibro

Comentarios