verano de corrupcion - stephen king

-Mamá, quiero ser nazi – es lo que al joven Todd Bowden, protagonista de Verano de Corrupción, le gustaría gritar a los cuatro vientos.

Y es que Verano de Corrupción, publicada en 1982 como parte del libro Las cuatro estaciones, comienza con el joven Todd Bowden descubriendo que uno de sus vecinos, un callado y solitario anciano, el señor Denker, había sido un nazi, más concretamente perteneciente a las S.S. y “director” de un campo de concentración para judíos, llamado Dussander.

En un principio, Todd se encuentra atraído, curioso, por esas historias, tan antiguas para él que parecen solo eso, historias de miedo.

Pero esto solo es la premisa de la que parte Stephen King para sumergirnos en una historia entre dos psicópatas. Uno, ya maltratado por la edad y por sí mismo, que parecía haber sido capaz de olvidarlo, y otro, muy joven, que está descubriendo que lo es. El encuentro entre los dos será el catalizador que despierte, de nuevo en el caso del primero, y por primera vez en el del segundo, la bestia que llevan dentro.

A partir de aquí comienza entre ambos una lucha psicológica de verdades y mentiras, de quién domina y quién controla a quién que irá mermando la cordura y el autocontrol por mantener cada uno a su bestia encerrada.

Las diferencias  entre la “novella” (que es como llaman los angloparlantes a las novelas cortas) y la película, titulada en España Verano de Corrupción, son escasas pero importantes, sí bien es verdad que el film respeta la idea, el mensaje, del libro.

Sin embargo, aunque la película consigue atraparnos en ese ambiente enrarecido por la extraña relación que une a los personajes, bien interpretados por Brad Renfro e Ian McKellen, aunque este último es el que carga con todo el peso de la interpretación, que para eso tiene tablas, la historia de King te aterroriza.

verano de corrupcion - stephen king

Para empezar, el protagonista es aún más joven, y ya se sabe que cuanto más joven, más miedo e intranquilidad provoca. Y es que no es lo mismo que un adolescente fantasee y juguetee con la violencia, algo horrible de por sí, que lo haga un niño. Esa diferencia hace que toda la historia se vea desde una perspectiva distinta. El libro es más cruel, más violento, y sin querer dar demasiada información al futuro lector, se adentra más en el morbo que esta clase de actos en estas personas, concentrándose más en la figura del chico, que termina por dar más miedo que el ex-oficial nazi que ha mandado ejecutar a cientos o miles de personas.

Otra diferencia entre ambas historias,  esta totalmente comprensible, es el espacio de tiempo en la que tiene lugar. En el libro pasan años, y ese niño del que empezamos hablando se hace mayor, madura, y con él sus actos.

En resumen, el libro se centra en la historia de Todd, mientras que en la película el eje conductor es el señor Dussander.

Quizás no estemos todavía preparados, o quizás nunca lo estemos, para ver con nuestros propios ojos, y no con los del autor, un niño hacer cosas propias de monstruos.

Verano de Corrupción es una novela corta, de fácil lectura y con un argumento que te preguntas cómo terminará.

¿DÓNDE PUEDO COMPRAR VERANO DE CORRUPCIÓN?

comprar en Amazon casadellibro

Comentarios